1.- Prevención de riesgos laborales: Carretillas elevadoras

La carretilla elevadora es una máquina que en la actualidad realiza una función imprescindible en el sector industrial. Estas máquinas permiten el transporte de materiales de gran peso tanto a diferente distancia como de altura, facilitando trabajos de construcción, mantenimiento y organización de forma eficiente y de categoría.

La capacidad de transportar diferentes materiales y de diferente peso, conlleva una serie de peligros tanto para el conductor de la misma, como de los trabajadores que se hallan en la zona de trabajo.

El conductor de carretillas industriales automotores ha de contar al menos 18 años de edad, haber sido instruido adecuadamente en el manejo de esta clase de equipos y estar expresamente designado por la empresa. Nadie que no cumpla estos requisitos debería manejar una carretilla industrial automotora.

El conductor debe ser consciente de que, aparte de los accidentes que él mismo puede sufrir, el equipo que maneja puede causar lesiones a otras personas, si no se observan escrupulosamente las reglas de seguridad.

Las carretillas automotoras son menos peligrosas por sí mismas que por el uso que se hace de ellas. En la utilización de esta clase de equipos se dan peligros parecidos a los de la circulación en general; choques, atropellos, vuelcos, atrapamientos, etc.

El conductor deberá conocer perfectamente las características, posibilidades, limitaciones y maniobrabilidad de su carretilla. Debe conocer además las consignas de seguridad en vigor en su empresa y saberlas aplicar con buen criterio.

Es por ello que los conductores de las carretillas elevadoras deban realizar una formación específica, tanto de funcionamiento como de medidas de prevención, para realizar un trabajo de forma profesional y cualificada.

Los cursos de carretillero proporcionan los conocimientos necesarios para cualificarse; aprendiendo los componentes de la máquina, el equipo de seguridad, puesta en marcha de la carretilla, carga a transportar, procedimiento de carga y descarga, apilación de cargas, retiradas de cargas, maniobras, posibles peligros, mantenimiento y reparación de estas magníficas máquinas de trabajo.

2.- Prevención de riesgos laborales: Plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP)  

La plataforma elevadora móvil de personal (PEMP) es una máquina móvil destinada a desplazar personas hasta una posición de trabajo, con una única y definida posición de entrada y salida de la plataforma; está constituida como mínimo por una plataforma de trabajo con órganos de servicio, una estructura extensible y un chasis.

Generalmente se utilizan para trabajos industriales a altura, y que precisen de libertad de movimiento. Disponen de una cesta donde el operario maneja la máquina gracias a un panel de control, controlando parámetros como la altura, el ángulo, la posición o la velocidad.
Existen plataformas sobre camión articuladas y telescópicas, autopropulsadas de tijera, autopropulsadas articuladas o telescópicas y plataformas especiales remolcables entre otras.

El aumento espectacular en utilización de plataformas elevadoras móviles de personal (PEMP) para efectuar trabajos en altura de distinta índole, principalmente montajes, reparaciones, inspecciones u otros trabajos similares, junto con el hecho de que la mayoría de estos equipos son de alquiler, ha motivado la elaboración de unas guías específicas de prevención de riesgos laborales (NTP), ya que a los riesgos propios se añaden los derivados del desconocimiento por parte de los usuarios que los alquilan de las normas de utilización segura.

El objetivo de éstas guías técnicas (NTP’s) es la prevención de los distintos riesgos asociados a la utilización de estos equipos; para ello se indican los factores de riesgo y las causas que los generan así como las medidas de prevención y protección más idóneas.

Por estas razones, y las graves consecuencias derivadas de los accidentes laborales hacen imprescindible que los operarios dispongan no sólo de unas aptitudes psicofísicas determinadas sino que, de una forma obligatoria, deben conocer y respetar en todo momento las disposiciones legales de seguridad, así como las instrucciones del fabricante y de la empresa que realiza el alquiler, en su caso.

Conviene no olvidar que las plataformas aéreas de trabajo están diseñadas y fabricadas para elevar personas con sus herramientas manuales de trabajo, quedando prohibida la elevación de cargas con estos equipos.

Esta especial afectación, y en cumplimiento de la normativa de Prevención de Riesgos Laborales, obliga tanto al empresario como al trabajador. Al primero, en cuanto responsable, a facilitar al trabajador designado, para operar estos equipos, las herramientas necesarias para el ejercicio de la ocupación, lo que incluye tanto la información de los riesgos como la formación y reciclaje continuo en la utilización de maquinaria y equipos específicos, como son la plataformas elevadoras móviles de personal.

Debe remarcarse que las personas preparadas y autorizadas, siempre mayores de 18 años, estarán autorizadas para operar plataformas elevadoras móviles de personas siempre que, antes de estar autorizado:

  • Estén formados por profesionales cualificados sobre los símbolos y funciones de cada uno de los instrumentos de control.
  • Haya leído y comprenda las instrucciones y normas de seguridad recogidas en los manuales de funcionamiento entregados por el fabricante.
  • Haya leído y comprendido los símbolos situados sobre la plataforma de trabajo con ayuda de profesionales cualificados.
  • Se haya familiarizado en la operativa de la máquina bajo la tutela de profesionales cualificados.

El Ministerio de Industria dispone, y tiene previsto aprobar, la exigencia para los operadores de plataformas de disponer de un carnet o permiso específico (ITC-5) que establecerá tanto los requisitos, procedimiento, formación teórica y práctica, duración de los cursos, entidades reconocidas para impartir la formación, expedición y validez de los títulos, así como las normas transitorias para los operadores con experiencia.

3.- Prevención de riesgos laborales: Puente grúa

Un puente-grúa, es un tipo de grúa que se utiliza en fábricas e industrias, para izar y desplazar cargas pesadas, permitiendo que se puedan movilizar piezas de gran porte en forma horizontal y vertical.

Un puente-grúa se compone de un par de rieles paralelos ubicados a gran altura sobre los laterales del edificio con un puente metálico (viga) desplazable que cubre el espacio entre ellas. Dicho de otra forma: los puentes grúa son grúas con un polipasto que se desplaza a lo largo del puente entre rodaduras paralelas. Están diseñadas para satisfacer los requisitos de la elevación industrial media y pesada y cubren todas las partes del proceso de fabricación.

El guinche, el dispositivo de izaje de la grúa, se desplaza junto con el puente sobre el cual se encuentra; el guinche a su vez se encuentra alojado sobre otro riel que le permite moverse para ubicarse en posiciones entre los dos rieles principales.

Si el puente se encuentra rígidamente sostenido por dos o más patas que se desplazan sobre rieles fijados a nivel del piso, entonces se lo denomina grúa pórtico

La utilización grúas puente y similares (pórtico, semi-pórtico, ménsula y de pluma) presenta riesgos específicos para las personas (operadores y personal situado en sus proximidades), para los bienes (manipulados por las grúas o situados en su área de influencia) e incluso para las instalaciones donde están ubicadas.

Las guías específicas de prevención (NTP’s) sobre este tipo de máquinas tienen por objeto describir brevemente: los tipos, características, parámetros, operaciones y partes interesadas, relativas a estas grúas, explicitar los riesgos principales, exponer los dispositivos de seguridad exigibles y las medidas de prevención en diseño, montaje, utilización y mantenimiento, incluyendo los accesorios de elevación así como el conocimiento y prevención de los riesgos asociados.

De esta forma se establece que, con el fin de garantizar en todo momento la seguridad de las personas y/o bienes, las grúas únicamente deben ser manejadas por operadores que además de reunir las condiciones personales que se indican, hayan sido debidamente formados y entrenados y están en posesión de una acreditación extendida por la empresa.

La acreditación debe extenderse de manera inequívoca identificando nominativamente al/a los operario/s formados. Además de la acreditación, el operador deberá tener la autorización expresa del empresario para operar el o los tipos de grúas que deba manejar.

Los operadores deben disponer de las necesarias aptitudes y conocimientos previos, condiciones físicas y psíquicas, así como haber superado un programa de formación que, de forma obligatoria debe disponer de una parte teórica y otra práctica, y su duración dependerá del tipo de grúa, la complejidad de las cargas a manipular y de la experiencia inicial del candidato.

Además, la empresa está obligada a formar no sólo al operador del puente grúa, sino que deberá incluir una formación específica del ayudante de maniobra (según el tipo y tamaño de la grúa) y del personal del área de trabajo de la grúa.

 

4.- Prevención de riesgos laborales: Camión grúa

Un Camión Grúa es aquel que lleva incorporado en su chasis una Grúa, que se utiliza para cargar y descargar mercancías en el propio camión, o para desplazar dichas mercancías dentro del radio de acción de la Grúa, ideal para la retirada de vehículos de las vías públicas o para la asistencia en carretera. Con la incorporación de una Grúa en el Camión se consigue una mayor independencia a la hora de la carga y descarga del material transportado, no dependiendo de Maquinaria Auxiliar como Carretillas Elevadoras.

El objetivo del curso es adquirir los conocimientos necesarios, tanto teóricos como prácticos, para el manejo adecuado y seguro del camión grúa, conociendo las partes y equipos que la componen, así como el mantenimiento que la máquina requiere para incrementar su productividad y alargar su vida útil, realizando y cumpliendo los trabajos con las normas de seguridad aplicables.

La duración del curso es de 6 horas, que se dividen en una parte teórica donde se conocerán las normas de seguridad, los riesgos y las claves del funcionamiento de esta maquinaria, y otra parte práctica, donde los alumnos aprenderán a manejar el camión grúa. El curso es presencial.

El curso de Camión Grúa está dirigido a:

  • Trabajadores que conduzcan este tipo de vehículo en su puesto de trabajo y tengan que manejar la grúa para la carga y descarga de mercancía.
  • Desempleados que busquen una nueva oportunidad laboral y quieran ampliar su currículum con esta formación obligatoria.

El curso de Camión Grúa se adecúa a la legislación vigente, el Real Decreto 1215/1997, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo.