Endesa, en su compromiso con la sociedad, presenta la segunda fase del Plan de Responsabilidad Pública, activado el mes de marzo 2020 cuando la emergencia sanitaria sin precedentes, generada por el Covid-19,

exigía unas medidas inmediatas de ayuda en nuestro país.

La inversión en la compra directa de material sanitario y las donaciones a instituciones públicas y privadas volcadas en la lucha contra la pandemia ha contribuido a paliar esa necesidad inicial acuciante. Pero ahora queda un reto igual de importante que el primero: la recuperación socioeconómica de nuestro país y la ayuda urgente a los más vulnerados y a los más vulnerables.

Para ello, Endesa ha completado el diseño de la segunda fase del plan, cumpliendo lo esbozado en la presentación de la primera fase, y que se sostiene sobre dos ejes bien definidos:

  1. Endesa Familias. La inclusión social es el objetivo, a través de proyectos de apoyo a familias en situación de vulnerabilidad en los territorios más afectados. Endesa quiere minimizar el riesgo de exclusión y para ello debe seguir ayudando a la cobertura de sus necesidades básicas. En la anterior fase del plan, casi 200.000 familias vulnerables fueron atendidas (con lo aportado por Endesa, su Fundación y los empleados a través de microdonaciones).
  • En esta segunda fase se tendrá en cuenta la educación como necesidad básica. Endesa trabaja para paliar la brecha digital que se abre entre niños y jóvenes de diferente entorno económico cuando la
  • educación se convierte en virtual y se necesitan herramientas específicas para acceder a las aulas.
  • El empleo es otra de las necesidades más acuciantes derivadas de esta crisis por lo que la formación para acceder al mercado de trabajo es otra de las vías de ayuda del programa. Se realizarán programas para fomentar la empleabilidad en colectivos en situación vulnerable en desempleo derivado de la pandemia, a través de labores de acompañamiento, formación y desarrollo de competencias.

 

 

 

  1. Endesa Activa. Reactivación económica.  Medidas que propicien la reactivación del tejido empresarial español.
  • Asesoramiento, digitalización y apoyo económico a pymes, el elemento base de nuestro tejido empresarial. La crisis ha dejado patente la necesidad de seguir apoyando a sectores con un alto grado de afección económica derivado de la crisis sanitaria y el confinamiento, a través de la creación de nuevas vías innovadoras de relación.
  • Planes específicos de reactivación local a través de colaboraciones con entidades e instituciones especialistas en el mentoring individualizado de empresas que permitan adaptarse a la situación post COVID y aseguren su subsistencia. Endesa está profundamente vinculada a zonas que necesitan, más que nunca, el desarrollo de planes concretos y adaptados a la idiosincrasia de la zona.